Estás aquí
Inicio > Destacado > Conjeturas en MORENA

Conjeturas en MORENA

Comparte


Hugo Rangel Vargas

Diversos liderazgos afines a MORENA sostuvieron una reunión el pasado fin de semana, misma que levantó más de una ceja. No hubo ningún comunicado que definiera con precisión los puntos que abordaron las personalidades que ahí se reunieron, ni los acuerdos que tomaron. Lo único que se supo fueron las declaraciones del presidente de Morelia, Raúl Morón y el comunicado, lleno de lugares comunes, que envió el alcalde de Pátzcuaro, Víctor Báez. Con esos elementos, el terreno de las conjeturas queda a plena disposición de quién desee interpretar el sentido de esa reunión, y es que en política el principio de «nequaquam vacumm» cobra vital importancia, ya que la naturaleza de esta actividad hace que se le tema al vacío: los vacíos en política se llenan.

Conjeturemos. Los asistentes discutieron sobre la unidad. Ese conocido grito de guerra que aglutina amorfamente a masacotes que llevaron, por ejemplo, a levantarla como la antítesis de la lucha de clases entre las filas del facismo. ¿Para qué unidad?, ¿En torno a qué la unidad sobre la que discutieron los próceres morenistas?

Sigamos el camino de las conjeturas. Al encuentro se convocaron pretensos aspirantes, protocandidatos a la gubernatura de Michoacán. Al menos cuatro de los asistentes han dejado entrever esa aspiración o han aparecido en sendos estudios de opinión pública que pretenden, más que informar a la población sobre su grado de reconocimiento social, publicitar sus aspiraciones. ¿Asistieron todos los aspirantes a la gubernatura a esa reunión? ¿Cómo procesarán sus diferencias notorias, al menos entre los asistentes, tanto de formaciones como de posiciones políticas y conceptuales?

Las hipótesis nos conducen a otra arista importante: el programa, los conceptos, las banderas que defenderá el protocandidato ungido a partir de esa llamada unidad. Y es que los problemas del estado que pretenden gobernar algunos de los asistentes al cónclave mencionado son de magnitud tal que deben reclamar un enorme esfuerzo de reflexión y acción, un gran acuerdo que supere posiciones facciosas, una enorme movilización social que rebase acuerdos cupulares y que detone energías de transformación. ¿Será con el diálogo palaciego con el que estos caudillos enfrentarán las inercias negativas de Michoacán?

Más conjeturas. Ante la ausencia de una cabeza visible y formal de MORENA en la entidad quedan dudas sobre el convocante de este encuentro de altos vuelos. ¿Apareció este personaje en las fotos que se tomaron durante esa convivencia? ¿Fue necesaria la intervención de un agente externo, incluso ajeno a MORENA o a Michoacán, para que se pudieran reunir todos estos personajes? ¿Esto es solo es el periscopio de un submarino que ya ha venido navegando en las aguas turbias de la negociación y que ahora se asoma para medir los alcances o reacciones de su existencia oculta? ¿El o lo que está detrás de esto gobernará del lado del aspirante que emane de ese acuerdo unitario?

Las suspicacias despiertan demonios, son llaves que abren puertas por las que se pueden invocar a las tinieblas. La clara ausencia de un precandidato, competitivo en todas las encuestas, y de otro que fue el primero en declararse a favor de la 4T desde el PRD en los días en los que esto era perseguido, así como la falta de mujeres en el cónclave; serán lastres que definirán el rumbo de ese encuentro, seguramente urdido por alguien que padece alguna urgencia. Somos lo que deseamos, por ello es que en política es mejor tener cuidado con lo que se desea, ya que puede convertirse en realidad.

Twitter: @hrangel_v

Deja un comentario

Top